Archivo de la categoría: Tailandia

SURFEANDO CON TIGRES

Una semana completa, con sus siete días y sus siete noches, es el tiempo que he necesitado para ordenar sentimientos, dejar atrás la nostalgia y ponerme a escribir esta entrada. Y es que un mes de voluntariado en el Templo del Tigre no deja indiferente a nadie. Puede que termines odiándolo o puede que termines amándolo, completamente estresado o en absoluta paz, reventado, guarreado, picoteado, mordido, meditado, reinventado…; pero en ningún caso podrás irte de allí como si nunca hubieras estado, sea lo que sea lo que te lleves dentro, dentro de ti quedará para siempre.

Vamos a ponernos en situación. Wat Pha Luangta Maha Bua Yannasampanno es un templo budista situado muy cerca de Kanchanaburi, en Tailandia,  y es el santuario de numerosos animales salvajes. La historia de los tigres empieza en 1999 cuando el templo recibió el primer cachorro, había sido encontrado moribundo, así que los habitantes de la zona lo llevaron  allá donde sabían que se harían cargo de él. Se corrió la voz, y llevaron otro tigre, y otro, y un búfalo de agua, y una vaca, y un ciervo…, y poco a poco aquel templo se fue llenando de animales que de estar en otro lugar habrían muerto. Y los monjes no daban abasto, y empezaron a contratar a gente para que les ayudaran, y empezaron a venir gentes de otros países, curiosos por lo que allí estaba pasando, dispuestos a pagar para ver a los animales. Hoy son quince monjes, cientocuarenta tigres, dos leones, seis osos y cientos de animales de todo tipo. Hoy es una de las más reclamadas atracciones turísticas de Tailandia, pero sigue siendo un templo, El Templo del Tigre.

Nosotros lo turisteamos hace un par de años, y nos gustó, y mucho, pero nos quedó la cosita de pasar una temporada como voluntarios. En apenas unas horas se puede presentir con certeza que no es lo mismo visitarlo que vivirlo. Y en este viaje, la ruta pasaba por Tailandia, de modo que les contactamos. No cumplíamos ninguno de los requisitos que pedían, pero, naturalmente, eso no nos frenó y les escribimos un emotivo email pidiendo que nos dejasen echar una manita. El día uno de septiembre a las 9:00h estábamos en la puerta del templo, junto con otros cinco voluntarios, con los nervios a flor de piel y muchas ganas de empezar a trabajar con los tigres.

El día dos de septiembre ya teníamos una renuncia, Nathalie, de Francia, no podía soportar las condiciones de higiene y habitabilidad de su cuarto. Y es que aquello no es precisamente un hotel de cinco estrellas, pero para nosotros era más que suficiente. TigerTemple-1Dos semanas después, por unas razones u otras, se fueron Caroline y Celine, para entonces ya sabíamos que por norma general sólo el 50% de los voluntarios termina el periodo de un mes. Trabajo duro, comidas aburridas y picantes, calor, colchonetas incómodas, duchas de agua fría, reclusión, suciedad, mosquitos, meditación obligada, turistas TigerTemple-118impertinentes, olor a “tigre”, escorpiones en las habitaciones y un sin fin de pequeños inconvenientes llevan a la peña a la desesperación y la renuncia. Para mí todo lo expuesto se veía más que recompensado con un sólo minuto de juego con los cachorros, con ver como un tigre adulto se acerca cuando lo llamas, con dar de comer a los “adolescentes”, o pasear con los oseznos. Para Alma, con una semana hubiese sido más que suficiente, pero nunca renunciaría, es una mujer de palabra y se había comprometido por un mes, y un mes es lo que estaría; yo hubiera prolongado mi estancia. Hace un par de años me fuí con la idea de volver como voluntario, esta vez me fuí con la idea de volver como staff. Ya veremos dónde me pone el Universo.

No creáis que no hay controversia alrededor del Templo del Tigre, la hay y mucha. En Tailandia, como en casi todos los países tropicales, el tráfico de animales está a la orden del día, es un negocio muy rentable, y no faltan excéntricos a los que les gusta tener bichos raros en sus casas, y trofeos, y macabros souvenirs hechos a partir del sufrimiento de seres vivos. Es fácil encontrar en este país atracciones turísticas en torno a animales salvajes como elefantes, cocodrilos, monos, serpientes y, por supuesto, tigres. Los sedan, los maltratan y los atemorizan con el único fin de que occidentales sin escrúpulos se puedan hacer una foto con ellos, o tocarlos o abrazarlos a cambio de buenas sumas de dinero.

En el templo no drogan a los animales, ni los maltratan para que aprendan espectáculos circenses, de eso doy fe. Prácticamente todo el que trabaja allí quiere de veras a los animales, se preocupan por ellos, por su salud, por su bienestar, aunque gilipollas hay en todas partes y el Templo del Tigre no es la excepción. También puedo dar fe de que aquello, cada vez más, se está convirtiendo en un negocio bastante lucrativo. Es cierto que se generan muchísimos gastos que hay que sufragar de alguna manera. Es cierto que dan trabajo a un montón de gente de la zona, que ayudan con proyectos sociales muy interesantes. Pero también es cierto que están construyendo una catedral de mucho cuidado, “centro de entrenamiento para la meditación” lo llaman ellos. La cuestión es que hace falta mucha pasta para todo lo que hacen, y para ganar mucha pasta hacen falta muchos turistas que paguen mucho dinero, y para que los turistas paguen mucho dinero hacen falta muchos cachorros, y los cachorros crecen muy rápido, de modo que en tres semanas se los quitan a las mamás para ponerlos a disposición de turistas dispuestos a pagar por hacerse fotos con ellos. Los argumentos que dan es que las tigresas no se hacen cargo de los cachorros.

Realmente desconozco el comportamiento de las tigresas en cautividad, pero no me gusta ver como separan a los bebés de sus mamás.
No me gusta que pasen las tardes en brazos de turistas, pero me gusta que si están dormidos los dejen durmiendo, a pesar de que hayan pagado para jugar con ellos.
No me gusta que los vacunen, pero me gusta la constante preocupación por el bienestar de cada uno de ellos.
No me gusta que los animales se adapten al ritmo de los seres humanos, pero me gusta que traten con prioridad a los animales, y no a los turistas.
No me gusta que se comercie con animales, pero me gusta que los ayuden a sobrevivir.
No me gusta que se encierren a los animales en jaulas, pero me gusta ver que a los que no entrañan peligro los dejan en libertad.
No me gusta que se utilice la religión con fines comerciales, pero me gusta que se saque dinero de donde sea para ayudar a los demás.
No me gusta, me gusta, me gusta, no me gusta.

Podría escribir un libro completo con las cosas que me gustan y las que no, pero, a fin de cuentas, sólo he podido estar un mes allá, y no ha sido suficiente para poder entender todo lo bueno y todo lo malo de aquel lugar. Por mi forma de ser me quedo con lo bueno, de lo malo me ocuparé cuando vuelva una temporada larga, como staff o como voluntario, entonces podré decidir si es o no es absolutamente recomendable visitar el Templo del Tigre en Tailandia. De momento os diría que sí, pero que no tardéis demasiado porque todo puede cambiar…

Anuncios

SURFEANDO TAILANDIA (Primera ola)

No sé si he venido a este país tres veces porque me gusta mucho, o si me gusta mucho porque he venido tres veces, la cuestión es que soy un enamorado de Tailandia.

En esta ocasión tocó entrar por el noreste, cruzando la frontera con Laos. El destino era Kanchanaburi, pero disponíamos de tiempo suficiente para explorar un poquito la Tailandia menos turisteada y disfrutar unos diítas en alguna de sus increíbles playas antes de recluirnos en el Templo del Tigre.

Hemos parado en Ubon Ratchatani, Buriram, Phi Mai, Bangkok y Hua Hin antes de llegar a nuestro destino. Hemos conocido funcionarios, granjeros, masajistas, prostitutas y empresarios, que nos han ayudado a conocer mucho más profundamente la cultura de este país que, por cierto, ahora está tomado por los militares. Las diferencias entre la derecha y la izquierda políticas son brutales, los altercados se venían sucediendo cada vez con más frecuencia en una incansable lucha por el poder. La corrupción es de proporciones magnas y el ejército tomó el poder, por un periodo no superior a un año, dicen ellos, pero nadie les cree. Nadie habla del asunto, ahora nadie quiere tomar partido en política, pero todos quieren que vuelva la democracia.

Pero no os creáis que esto está muy cambiado, apenas se nota, no se ven militares por la calle, ni la presencia policial es “sospechosa”, aunque, para mi desgracia, sí han puesto límites a los horarios nocturnos, los bares cierran antes y el ajetreo que antes había de madrugada ya no existe. De hecho, he tenido que salir corriendo en un par de ocasiones para no tener problemas con la policía, nada grave, pero impensable antes del golpe de estado.

A pesar de todo, las gentes de este país son extraordinarias, quizá es por su condición de budistas, o simplemente por su cultura milenaria, porque nunca han sido colonizados, y eso se nota. Siempre tratan de ayudarnos cuando nos ven perdidos, siempre se interesan por nosotros y tratan de hacernos sentir bien. Hay gilipollas, como en todas partes, pero os aseguro que por aquí están menos generalizados que en España. Nadie se mete en la vida de nadie, no les importa demasiado a qué te dediques, o con quién folles, les da igual que adores a un dios o a otro, o a ninguno, si tienes más o menos dinero les es indiferente, y mucho más en qué te lo gastes. Cuando miran a una persona ven a una persona, y todo lo que acabo de decir es secundario para ellos, por eso nos gustan. Ojo, muchos son pobres, muy pobres, y nosotros, los occidentales, somos su única esperanza de obtener algunas pelas para comer, es fácil entender que eleven los precios para (“timar” ) a los turistas tanto como puedan.

En Ubon no hicimos nada interesante, no es una ciudad muy atractiva, y aprovechamos casi todo el tiempo para buscar couchsurfers en el camino a nuestro destino, playas interesantes que no se desviasen demasiado del trayecto, aprender cuatro palabrejas de Thai, y buscarnos la vida para viajar barato. Hay trenes gratis para los locales y con precios casi simbólicos para los turistas (a veces unos cuantos céntimos); son viejos, lentos, paran en cada estación y no tienen aire acondicionado, sin embargo para nosotros tienen un saborcito muy especial. Apenas encuentras extranjeros y los locales que viajan en ellos son gente humilde y muy auténtica: los niños se acercan a jugar con nosotros, y un vecino de asiento nos sorprende cuando compra galletas de piña y nos las regala, nos avisan cuando hay algo interesante al otro lado de las ventanas (monos por ejemplo), nos cuentan a dónde van y nos preguntan a dónde vamos.

En el tren
En el tren.
¡Que peste!...
¡Qué peste!…

En Buriram estuvimos unos días con Mary y su madre. Fuímos a clase de yoga, al funeral de un pariente (toda una experiencia), a comer a los mejores sitios, al nuevo mercado y al de toda la vida, paseamos por la ciudad y visitamos las ruinas de Phanom Rung National Park.

A casa de Supaporn llegamos después de un tren, dos autobuses y la pickup de un granjero; y es que esta mujer de 70 años nos dió alojamiento en mitad de ninguna parte. Con ella cocinamos, charlamos largo y tendido, y fuímos de compras a la ciudad, lo que implicaba ocho kilómetros en bici hasta la parada del autobús, para ello hicimos acopio de bicis entre sus familiares. Y allí estaban las bicis a la vuelta, sin un sólo candado, y es que en Tailandia no parece que el personal sea amigo de lo ajeno.

Y en tren llegamos a Bangkok. Una extraña sensación nos invadió cuando llegamos a una estación de tren conocida y llena de recuerdos felices. Además nos alojamos en la misma guesthouse de Khao San en la que estuviéramos dos años atrás.
Había llegado el momento de deshacerse, ¡por fin!, de la ropa de invierno que cargamos desde los inicios del viaje. Dejamos algo en las mochilas, por si las moscas, pero enviamos un paquete de ocho kilos a España. ¡Ocho kilos!.
En Bangkok asistiríamos a nuestra primera fiesta de couchsurfers, convocada por un polaco, en la super terraza de un hotel de lujo, donde no pudimos beber ni agua porque los precios eran también de lujo. Nos acompañaron nuestros amigos de Cap Pressa, una parejita de Barna que andan viajando por Asia en bici. Allí conocimos a Bay, un tailandés con quien pasaríamos la velada y cuyas recomendaciones nos llevaron a nuestro siguiente destino: Hua Hin.

Hua Hin es una ciudad costera, no masificada por turistas, pequeña, barata y con una playa bastante aceptable. Nos esperaban unos días de completo relax, comiendo, durmiendo y… comiendo y durmiendo. La guesthouse estaba casi a pie de playa, en el centro del meollo, por lo que al caer la noche yo podía ir caminando a tomar una cerveza sin miedo a perderme. Tuve la suerte de conocer a Tian, una masajista thai con la que forjé una estrecha amistad en muy poco tiempo. No penséis mal, entre nosotros no hubo sexo, ni dinero, sólo unas cuantas partidas de billar, unos cuantos bailes, y unas cuantas horas de conversación que han servido para que vea a las “chicas” de Tailandia desde un prisma mucho más cercano a la realidad.

Ahora estamos en Kanchanaburi, a pocas horas de enclaustrarnos en el Templo del Tigre, a pocas horas de pasar un mes completo sin fumar, sin berber, sin follar y sin cenar. Y es que me he propuesto pasar este mes como un auténtico monje budista, a fin de cuentas es sólo un mes, y no hay mejor manera de entender algo que experimentándolo de lleno.