Archivo de la categoría: Pensamientos, reflexiones y conversaciones…

COSAS DE MÉXICO

– Nematu, ya hemos terminado con las entradas de México. Hemos escrito 10 y aún nos quedan cosas por contar.
– Bueno, no es problema, añadimos una que se llame “Cosas que nunca contamos sobre México” o algo así.
– Vale, buena idea. ¿Y cuándo te piensas poner?
– Ahorita.

1. AHORITA

Cuando un mexicano te dice “ahorita” debes entender que el plazo comprende desde ese mismo instante hasta una semana después, en el mejor de los casos. Nosotros quedamos un sábado a las tres en punto en Xochimilco. Éramos como cuatro grupos de personas, los cuatro llegamos puntualmente a las seis. ¡Ojo!, hasta las invitaciones de boda las ponen con alguna hora de antelación, porque saben que todos llegarán tarde, hasta dios.

2. CHELAS/CHEVES

Así llaman a la cerveza en México. Se bebe mucha, muchísima. A todas horas, desde por la mañana, incluso manejando. Las marcas tienen sus propias tiendas para comprar six, packs de seis latas. Pero si hay algo extraordinario en México en cuestión de bebida es la michelada. Se puede preparar de muchas formas, pero básicamente es cerveza, clamato (zumo de tomate con salsa de almejas), salsa inglesa, chile y sal. ¡Dios, qué buenas!. ¡Dios bendiga las micheladas!.

3. OXXO

No has estado en México si no has comprado en un Oxxo, muy probablemente cerveza. La verdad es que son unas tiendas de mierda que solo venden porquería y además bastante cara, pero inexplicablemente funcionan, siempre hay gente comprando. Hay una cada 50 metros. No es difícil encontrar en una misma plaza dos o tres de ellas.

4. LOS AUTOS

Una vez que compras las chelas en el Oxxo, te subes al coche y continúas hacia tu destino. Probablemente, muy probablemente, el coche tenga la luna rota, puede que no lleve matrícula y carezca de seguro, porque no es obligatorio eso del seguro por allá. Es fácil que sea un viejo coche traído de Estados Unidos ilegalmente, pero eso “les vale madres”. México mágico. En cualquier caso, si tienes una avería no te preocupes demasiado, hay autopartes y llanteras como Oxxos. Lo que dificilmente encuentres sea policía de tráfico, aunque sí son frecuentes controles militares, siempre ubicados en el mismo punto, por lo que de poco sirven.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

5. LOS CAMIONES

A saber, en México a los autobuses los llaman camiones, y a los camiones tráilers. Muchos de ellos son antiguos autobuses escolares de USA. Viajando en ellos escucharás los grandes éxitos de los 70’s a todo volumen, donde a buen seguro que Camilo Sexto o Rocío Dúrcal evocarán bonitos recuerdos de tu niñez. También es muy posible que amenicen el trayecto con rancheras o corridos. De música anglosajona ni hablar, y es que no entienden la letra, y no les gusta demasiado eso. En ocasiones, alguien sube al camión a leerte la Biblia o a realizar alguna performance.  Si no lo soportas, no te preocupes, siempre puedes encomendarte a la ayuda de dios, o Jesucristo, Rey de reyes, que sin ninguna duda te acompañarán en el viaje.

6. RELIGIÓN

Son profundamente religiosos, cosa que no acabo de entender, teniendo en cuenta que los evangelizaron a golpe de espada. En muchas iglesias puedes ver una cruz afuerita en la entrada, y es que, años ha, los nativos no estaban muy interesados en eso de la palabra de dios, y entrar en aquellos edificios les daba como repelús, de modo que los señores curas mandaron construir pequeñas cruces en la calle. Y así, poco a poco, consiguieron interesar a los salvajes. Acabaron llenando las iglesias.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

7. LOS MARIACHIS

No es un mito, están por todas partes, literalmente por todas partes. Los puedes ver incluso en la iglesia, como en España a los coros rocieros. En los restaurantes, bares y cantinas ofrecen repertorios a 50 pesos la canción. Con suerte, muy mala suerte, los de la mesa de al lado contratarán un concierto completo, y tú tendrás que resignarte a charlar a voces o a irte antes de los postres a un lugar más tranquilo, hasta que llegue otro grupo de mariachis a la mesa de al lado. Pero no te preocupes si te mueres del espanto. ¿Adivinas quién tocará en tu funeral?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

8. CARTELES Y RÓTULOS

Son muy divertidos escribiendo carteles, a veces por lo que dicen, como en el caso de ” Se vende de todo en particular”. Otras veces lo que llama la atención es la ortografía, de hecho, para ser exactos, llama la atención cuando un cartel está escrito correctamente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

9. BUENO

¿Por qué los mexicanos atienden el teléfono diciendo “bueno”?. Parece ser que en los tiempos de Porfirio, cuando instalaron la red de teléfonos, que funcionaban con centralita y operadora, cuando alguien llamaba a alguien la operadora lo primero que hacía era comprobar la audición.

– ¿Es bueno el sonido?.

– Bueno – contestaba la peña.

Y así se quedó, por los siglos de los siglos.

10. FIESTAS Y NOCTURNIDAD

Siendo tan bebedores de cerveza no es de extrañar que sean fiesteros. Aprovechan la menor ocasión para celebrar y emborracharse. Arman jaleo hasta las y pico, pero no verás a ningún vecino protestar; una de dos, o están en la fiesta, o mañana les toca a ellos. Si eres de sueño ligero, no tienes escapatoria.

11. EL NARCO

Cuando te hablen de la peligrosidad de México, has de saber que un muy alto porcentaje se debe a los narcos. Sí, son súper peligrosos, pero básicamente entre ellos. Los cárteles se aniquilan unos a otros usando métodos de lo más gore, en los que la prensa le gusta recrearse. De repente, una mañana aparece una avenida llena de cuerpos decapitados o ahorcados, o vaya usted a saber. Ellos tienen el dinero, y consecuentemente el poder. No quisiera estar yo en el pellejo de un gobernador recién electo, con ganas y ánimo de hacer cosas, porque más pronto que tarde vendrá el cártel de turno para poner sus exigencias sobre la mesa. Si te niegas a la extorsión matarán a tu familia delante tuyo, luego a ti,  y a tu perro. Hay que reconocer que la política en México está vendida a esta gente, pero visto lo visto… ¿Qué pueden hacer?. ¿Legalizar la droga?. Nooo, eso sería una solución demasiado fácil, y va contra los intereses de los todopoderosos Estados Unidos. En cualquier caso, ándate con ojo por si las moscas.

Chiapas-53 [low]

12. EL MAL GOBIERNO

Lo de los narcos, como español, se me escapa un poco al entendimiento. Lo que sí entiendo, es que esta cultura narco ha dado al gobierno, al mal gobierno, alas para hacer y deshacer a su antojo, conseguir sus propósitos cueste lo que cueste. En eso nos superan a los españoles con creces. Las protestas, las que incomodan , ya se sabe como las resuelven los gestores de esta mal llamada democracia. Nos tocó estando allí  el caso de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, secuestrados por el ejército mexicano y entregados a los narcos para su ejecución. Mal gobierno y narcos ganan, pueblo pierde. Mientras escribo estas líneas me entero por facebook del asesinato de un periodista amigo de un amigo. Huele feo el asunto. Parece que no escribía bonito sobre el gobierno, el mal gobierno.

Y la corrupción está a la orden del día como en España. El gobernador de Nayarit se ha convertido en el abanderado de la honradez porque admitió que había robado, sólo que un poquito nada más. Aunque nosotros también teníamos un rey que lo sentía mucho y pedía perdón. ¿Quién gana?.

Lo más sangrante para nosotros es el trato dado por el gobierno a los indígenas. Al mal gobierno de México estas culturas le importan una mierda, los usan para ganar votos y ya está. En período de elecciones les llenan la despensa de frijoles, o les dan 50 pesos, se hacen fotos con ellos, los visitan, les sonríen y les abrazan. Después de las elecciones los olvidan por cuatro años hasta las elecciones siguientes, que les volverán a llenar la despensa de frijoles.

13. COMIDAS

En este país si no has comido carne 3 veces al día es que no has comido carne. Eso para un espíritu vegetariano como el de Alma es  difícil de llevar, pero para un espíritu carnivoro como el mío es una auténtica gozada, porque, además de mucha, la comida es excelente, buenísima, extraordinaria: tacos, quesadillas, carnitas, mole, tamales, tlayudas, birria, nopales, tortas ahogadas,… el champurrado, ¡dios, el champurrado!…

– ¿Y ya está?. ¿Terminaste?. Me parece que podríamos añadir unas cuantas cosas más, ¿no?.

–   Yo que sé. ¿Cómo qué?.

– Por ejemplo: las catrinas, de como celebran la muerte, de que se bañan vestidos, de… ¡neuróticos anónimos!.

Oaxaca-146 [low]

– Deja algo para que se sorprendan cuando vengan, mujer.

– Psssi. Bueno.

Anuncios

Reflexiones “Antipodinas”

– Qué lejos queda ya Australia, ¿eh?.

– Jo, de verdad.

Estábamos en San Diego, esperando nuestro autobús para cruzar la frontera USA-México. Dejábamos atrás otro país y aún no habíamos asimilado el anterior. Y es que en este viaje estamos experimentando una sensación hasta ahora desconocida: recordar partes del trayecto (en general países) como si se tratase de otro viaje que hubiéramos hecho años ha. Pero no, apenas hacía unas semanas que dejamos Australia atrás, y en aquella estación hicimos nuestro particular listado de las 15 cosas que más no llamaron la atención:

  1. A los australianos les gusta muchísimo España, y  saben de nuestra pasión por los tomates, pero creen que nuestra gastronomía y nuestra cultura es igualita a la de México.
  2. Tienen muy arraigada la cultura del camping, cada 30 Km. encuentras zonas de acampada muy bien equipadas: baños y duchas limpias, planchas para cocinar (ellos las llaman barbacoas) con el gas listo para prender, y espacios para las tiendas de campaña o las caravanas, todo completamente gratis. Por supuesto, también existen campings de pago.
  3. El transporte público es bastante deficiente, la escasa demografía lo hace poco rentable para las empresas, pero es muy fácil comprar y vender coches, por lo que muchos viajeros optan por esta opción: llegas, te compras un coche (se pueden conseguir con todo lo necesario para acampar incluido), le das la vuelta al país y al final lo vendes por lo mismo que lo compraste (poco más o menos). Esta no fué nuestra opción.
  4. Sea cual sea tu estilo de viaje, en Australia tienes que preparar la billetera porque todo es muy caro, carísimo. Un aguacate no baja de 2,5$, igual que un mango, o una manzana…; es casi imposible encontrar un café por menos de 5$, el bus urbano anda por los 4$ y un paquete de tabaco no baja de 16$, la habitación más cutre y sucia no baja de 80$, sin baño por supuesto.  Claro, que cualquier trabajador de McDonald’s gana 25$ la hora.
  5. Los productos ecológicos están muy extendidos y se pueden encontrar por todas partes, otra cosa es que puedas pagarlos.
  6. Quizá porque son muy orgánicos, tienen las medicinas alternativas bastante presente en sus vidas.
  7. Hemos disfrutado bastante del amor (o al menos respeto) que sienten por los animales. Los incluyen dentro su “conciencia social”, pero, aún así, es inevitable ver las cunetas de las carreteras llenas de canguros atropellados. Nosotros atropellamos una serpiente, fué sin querer.
  8. La diversidad de su fauna es alucinante, hay miles de animales salvajes. Es fácil ver conejos corriendo aquí y allá, como a canguros y a wallabies. Y las “hormigas toro” están también muy presentes, fáciles de identificar por el picotazo que te arrean, son 10 minutos de dolor insoportable, parecido a un martillazo, pero son tan solo 10 minutos. Lo que sí que no verás es a un koala, los han llevado prácticamente al exterminio. Con mucha suerte encontrarás una langosta de tierra, igualitas que las del mar, pero en medio del bosque. Nosotros vimos una.
  9. El ganado viven casi en libertad: vacas, caballos, ovejas…, en grandes prados, y es que las propiedades son enormes. Es un país más grande que toda Europa y cuenta con tan solo 20 millones de habitantes.
  10. Las WIFIs son muy deficientes, sólo en las grandes ciudades puedes navegar medianamente en condiciones. En el medio rural no sale rentable, la escasa demografía.
  11. Son bastante sociables, les gusta compartir sus vidas con la comunidad y mantienen encuentros, principalmente en el medio rural, ya que el vecino más cercano puede que esté a 1 km. Cuando van de visita a casa de alguien o van a una fiesta se llevan sus propias cervezas, vino y comida; lo que sobra se lo llevan de vuelta a casa.
  12. No les da vergüenza reconocer que acabaron con los aborígenes. “We killed them”. Los que perviven en ciudades han quedado reducidos a la marginalidad, la confunsión los lleva a las drogas y al alcohol.
  13. Hay muchísimos asiáticos. Esto unido al hecho de la descendencia británica, holandesa, irlandesa, etc de los colonizadores europeos ha creado una interesante mezcolanza, que en la cocina siempre resulta familiar y exótica al mismo tiempo.
  14. Se enfrentan a “problemas” de inmigración, tienen sus propias pateras. Miles de asiáticos, afganos o indios tratan de llegar al país por el norte desde Indonesia. Muchos quedan también en el camino.
  15. No sé si se puede considerar una similutud con España, pero nos llamó la atención los trabajadores en la calle: en España encontramos a uno trabajando y a 5 mirando, eso en Australia no pasa, hay 6 mirando.

¿Nominado para The Versatile Blogger Award?

– Fíjate tú que nos han nominado el blog para unos premios.

– ¿Qué premios?

-Los Versatile Blogger Award.

– Qué bién, ¿no?.

– Psssiii, yo que sé. No creo que merezcamos ningún premio por 20 míseras entradas que llevamos. Además, no somos bloggers, sólo contamos el viaje.

– ¿Y quién nos ha nominado?

El ojo del rincón.

-¿Y ahora?

– Ahora hay que seguir unas reglas, poner la foto del premio, publicar la entrada agradeciendo a quien nos nominó, nominar a 15 blogs y poner el enlace y contar siete cosas sobre nosotros.

– ¿Qué vas a hacer?

– Paso.

– Por lo menos, deberías agradecer la nominación.

– Si, eso sí. Muy agradecido El ojo del rincón. Es muy ilusionante que consideres este blog digno de este premio.

– Y… ¿por qué no cuentas al menos una cosa sobre ti?

– No me gustan las reglas. No las sigo.

LOS RUSOS…

Por más que los rusos se pongan a parir entre ellos, a nosotros siempre nos tratan de maravilla, quizá porque somos “amerikanskis”. De hecho me sorprende el parecido que hay entre rusos y españoles, de entrada no son todos rubios de ojos azules, también hay morenos de ojos azules, pelirrojos de ojos azules y asiáticos a patadas, no chinos ni japoneses, más bien mongoles o algo así; y es que Rusia, no lo olvidemos, se extiende a lo largo de dos continentes.

En general son majos, si pueden ayudarte te ayudan y una vez hablas con alguno resultan bastante sociables, aunque tienen cosas “pa matalos”, si estás en el super o en el metro o en la calle descuidado mirando algo e interrumpes el paso, no te van a advertir, directamente te empujan y te quitan de en medio; al principio parece mala leche, pero en pocos días acabas tú mismo empujando a las viejas en las escaleras del metro (si es que están en medio).

Cuando no hablan inglés no se preocupan por hablar más despacio o más alto, como hacemos nosotros, simplemente continúan con sus parrafadas, como si nada, entonces desesperan y empiezan los gritos (no quiero saber lo que dicen entonces), pero la solución es sencilla, les hablo en español y gesticulo, me río y al final llegamos a entendernos, o no, pero lo pasamos pipa.

Como dato curioso comentar que la televisión no es el centro de la vida familiar, pocas televisiones hemos visto, y mucho menos encendidas.

Hay una zona, especialmente en Siberia, donde el machismo pervive y el número de mujeres con hijos a su cargo donde el padre es un ausente es la norma.

Aquí también se lleva eso de un ruso trabajando y cinco mirando. Al final, como os digo, se nos parecen bastante. Eso sí, no verás a la gente sonreir facilmente, y es que si hay algo que a nosotros nos sobra y a ellos les falta es hipocresía.

 

El “último” viernes

Hoy es viernes, como no estoy trabajando no siento esa euforia “prefinde” tan típica. Tampoco la indiferencia de las vacaciones. No tengo el descontrol propio de los viajes. Sin embargo, me he levantado con las entrañas removías. Ya no habrá más viernes en mi casa, ni migas los sábados, ni lasaña los domingos. No habrá partido los miércoles, ni Casa del Reiki los jueves. No veremos crecer a Eva y Marina ni iremos a la comunión de Lara. No me regañará mamá por no haberle arreglado un grifo, la abuela tiene 101 años… No disfrutaré los éxitos profesionales con mis compañeros…

Dejamos atrás muchas cosas, las dejamos atrás por dos años, y la verdad, nos da mucha pena. Pero nos vamos a dar la  vuelta al mundo, y eso, eso nos da mucha alegría.